Ministerio de Defensa.La herencia recibida.

La herencia recibida…

En Septiembre de 2012, y según datos oficiales del Ministerio de Defensa, la deuda por la compra de armas se sitúa en torno a los 32.000 millones de euros, cuyo pago, diferido en los próximos años, alcanzará los 36.000 millones. Aclaremos que la deuda sanitaria generada durante lustros ha alcanzado los 15.000 millones. Comparen.

Más de la mitad de esta deuda procede de la época de Aznar, de Eduardo Serra y de Pedro Morenés, entonces Secretario de Estado de Defensa, hoy Ministro de Defensa, mediante los Programas Especiales de Armamento (PEAS) que contrataron la  compra de aviones de combate EF-2000, helicópteros Tigre, blindados Leopard, fragatas F-100, misiles… Todas estas adquisiciones tenían unos costes iniciales de unos 20.000 millones de euros y un período de pago de entre 15 y 25 años. Con el paso del tiempo, debido a los retrasos en la producción y en el pago de dichos contratos, el monto a pagar se ha incrementando. En cuanto al período de pago, Defensa está estudiando atrasarlo de nuevo entre 10 ó 15 años. En definitiva, una deuda sin un horizonte claro, que no se sabe ni cómo ni cuándo podrá ser pagada, y con una situación más que plausible: las armas compradas finalizaran su vida útil y pasarán al desguace antes de haber sido pagadas.

 Aznar, Serra y Morenés idearon además un sistema perverso, que aún funciona porque su contrato no es rescindible:

1) El gobierno se comprometió a adquirir armamento con las principales industrias militares, aplazando su entrega y pago hacia el futuro en torno a los próximos 20 ó 25 años.

La primera consecuencia: cuando se entreguen los armamentos serán obsoletos e ineficientes. Por ello se tendrá que hacer un nuevo programa que se comenzará a financiar en el presente pero se irá pagando en el futuro y, nuevamente, para terminar por conseguir un armamento obsoleto.  Las armas compradas finalizaran su vida útil y pasarán al desguace antes de haber sido pagadas.

Otra consecuencia financiera: se anuncian los precios del presente ocultando a la sociedad los sobrecostes que van a surgir por dilatar la entrega del material.

2)  Se otorgaron créditos a las industrias militares a interés cero y a devolver en 20 años para que investiguen y fabriquen armamento. No hay ninguna industria o sector productivo nacional que obtenga intereses tan bajos.

Han pasado 16 años desde la concesión de créditos a las empresas; faltan por tanto cuatro años para que expire el plazo pero las empresas no han retornado los cerca de 16.000 millones  recibidos. Todos son conscientes de que dado que Defensa no tiene liquidez para afrontar sus deudas con las industrias, las empresas tampoco retornarán los créditos recibidos. Éstos acabarán siendo considerados como ayudas o subvenciones a las industrias y, por tanto, pasarán a incrementar el déficit del Estado en cuatro años.

Dichos créditos se daban  cargo del extinto Ministerio de Ciencia y Tecnología; actualmente es el actual Ministerio de Industria el encargado de ello. Es decir, Defensa no gana ni pierde. Es sólo un intermediario. Así se consigue ocultar parte del gasto militar en los presupuestos de otros ministerios.

Las industrias militares realizan las entregas, se les paga su precio (con las correspondientes desviaciones por encarecimiento de materiales, mejoras, intereses, aumento de la inflación, etc.). Ellas siempre ganan. Las empresas devuelven, acto seguido, al Ministerio de Industria los créditos aportados, eso sí, sin intereses, pues así se había pactado. Los intereses que se han dejado de cobrar han sido sufragados, por tanto, por el erario público y por los españoles.

Más datos:

1- El gasto militar no sólo se corresponde con los 6.316 millones de euros presupuestados como gasto del Ministerio de Defensa, sino que llega al menos a 18.337 millones de euros (PGE 2012), de los que más de 12.000 millones se encuentran “disfrazados” en diversas partidas de otros seis ministerios (Interior, Exteriores, Industria, Fomento, Presidencia y Agricultura y Medio Ambiente) y organismos (Casa Real, Deuda Pública, Organismos Autónomos, Clases Pasivas, …).

2.- El gasto militar ha descendido, con respecto al del año 2011, en 239,68 millones de €, sólo un 1’3 %

3.- El gasto militar total es superior al del Ministerio de Defensa en 12.020’62 millones de euros (algo más de 2 billones de pesetas) y un 290’3 % mayor. Es decir, se nos ocultan 2 de cada tres euros que realmente se gastan en Defensa, gracias a la triquiñuela de Aznar y Morenés.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s