La deuda pública no es el problema

La media de gasto social en la Unión Europea es del 27,3% del PIB. En España, las legislaturas de Zapatero (2004-20011) han tenido un gasto social del 20% del PIB, lo que supone el doble de inversión en conceptos sociales que  aconteció durante el periodo de Aznar. A nivel europeo es complicado establecer comparaciones, porque España no contabiliza las prestaciones por desempleo como gasto social, y otros países sí lo hacen. Pero en términos de PIB podemos afirmar que nuestra inversión en gasto social es comparable a Polonia (20%) o a Hungría (20,7%). El gasto social en Francia es del 31% del PIB, y en Alemania, Bélgica o Austria de casi el 30% del PIB.

 El porcentaje que representa el gasto público sobre el PIB en Europa es por término medio de un 49,1%. Alemania, por ejemplo, presenta un 45,6%, Italia un 49,9% y Francia un 55,9%. El de España es del 43,6%.

 Por tanto, el gasto público sobre el PIB es 5,5 puntos inferior a la media de Europa. Recordemos que en 2008 España llegó a ser novena potencia mundial, no es un país pobre.

 El nivel de deuda pública de España a finales del 2011 es del 68,50 % con respecto al PIB, frente al 87,2% de media en los países de la zona euro, según la Oficina Estadística de la Comisión Europea (EUROSTAT).

 Actualmente la deuda pública sobre el PIB de Alemania es del 81,20%, la de Francia es del 85,50%, la de Grecia del 165,30%, la de Irlanda 108,20%, la de Italia 120,10%, la de Portugal del 107,80%, la de Reino Unido del 85,70%, la de Austria del 72,2%, la de Bélgica del 98,% y la de España, reiteremos, es del 68,50%. España tiene una deuda inferior a Francia, Alemania, Bélgica, Austria, Reino Unido…

 ¡España tiene unos de los niveles de deuda pública más bajos de toda Europa! !Su deuda pública es inferior a la de Alemania en más de doce puntos! Esto quiere decir, contradiciendo al discurso oficial, que el problema no es el gasto en número de funcionarios, en prestaciones sociales, en  Educación o Sanidad, en inversión pública, e incluso en sueldos de políticos y asesores.

Crisis hay. A 20 de Julio de 2012, los diferenciales de rentabilidad de los bonos a 10 años para España estaban a 7,29% (prima de riesgo 611 puntos). España paga más por los intereses que cualquier otro país europeo, a excepción de Portugal y Grecia. Nuestra prima de riesgo supera a la de Italia (499 puntos, con diferencial de rentabilidad a 6,16%), y está sólo por debajo de Portugal (con prima de riesgo a 937 puntos y un diferencial de rentabilidad a 10,57%) y de Grecia (con prima de riesgo a 2.442 puntos y un diferencial de 25,58%).

 Los medios de comunicación y políticos parecen transmitirnos la idea de que la prima de riesgo sube porque nuestro déficit es alto, y relacionan el déficit con la deuda pública y los gastos del gobierno. “Hemos gastado más de lo que debíamos”. “Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, se nos enuncia. La conclusión asociada es: “el valor de la prima de riesgo disminuirá si se reduce la deuda pública a través de recortes en el presupuesto y de elevar el IVA y el IRPF”.

La realidad es que, como hemos dicho, España tiene una deuda pública inferior a Francia, Alemania, Bélgica, Austria, Reino Unido, países todos ellos que tienen una prima de riesgo muy inferior a la de España.

 Veamos más datos comparativos- del 20 de Julio de 2012-, y nos daremos cuenta de la falta de correlación entre prima de riesgo y deuda pública:

 -Francia, pese a tener una deuda pública superior a España en diecisiete puntos, tiene una prima de riesgo de 90 puntos y un diferencial de 2,07%.

 -Reino Unido tiene una deuda pública con respecto al PIB del 85,7% (18 puntos superior a la de España) y su prima de riesgo es de sólo 32 puntos.

 -Portugal e Italia presentan un déficit y deuda similares, sin embargo la prima de riesgo es de 936,9 puntos y de 499,9 respectivamente.

 -Irlanda, con una deuda pública del 108% sobre el PIB, tiene una prima de riesgo inferior a la de España.

 -Hungría tiene menor deuda sobre el PIB que Reino Unido (cinco puntos menos) y su prima de riesgo es 570 puntos superior.

Vemos entonces que la conflictividad viene de los intereses de la deuda, no del gasto público o del volumen de la deuda. ¿Por qué tenemos una prima de riesgo tan alta, que hará que en los PGE 2013 uno de cada cinco euros del estado se destinen a pagar intereses de la deuda? La respuesta está en la escasa confianza por parte de los inversores de que España pueda tener la solvencia necesaria para liquidar la deuda, así como para arreglar sus principales problemas económicos, ninguno de los cuales, recalquemos, tiene que ver con que el gasto público haya sido superior a lo convenido según el PIB. No es cuestión de si la deuda es muy alta o baja, sino si se cree que se va o no a poder pagar. El problema es que los especuladores han acertado en señalar a España como un país poco solvente: si España no arregla sus problemas, el déficit seguirá aumentando, y por tanto no liquidará la deuda. ¿Cuáles son esos problemas?

Problemas económicos principales de España

1) Los ingresos

Más de las 3/ 4, de la desviación presupuestaria del 2011 se debe a una caída brutal de los ingresos en el último trimestre del 2011.

 El porcentaje que representan los ingresos públicos respecto al PIB es, por término medio, en la Unión Europea del 44,6% (45,7% en la zona euro), mientras que en España, y sin que ello signifique en absoluto que nuestros tipos impositivos y cotizaciones sociales sean más bajos, se reduce al 35,1%. Ni siquiera países intervenidos tienen unos ingresos tan bajos: en Grecia esos ingresos representan el 40,9%, es decir, 5,8 puntos porcentuales más que en España. En Italia, esa cifra llega al 46,1%, 11 puntos porcentuales más que en España. En Portugal, otro país intervenido, el porcentaje de ingresos alcanza la cifra del 44,7%, 9,6 puntos porcentuales más que España. Hasta la malograda Irlanda, con el 35,7% supera a España.

 Según la prestigiosa consultora Ernst&Young, España se encuentra entre los países con impuestos directos más altos, comparados con la media vigente en  UE.

En el caso de España, los tipos impositivos se sitúan ya en el IRPF en el 52%; en el 30% en el Impuesto de Sociedades, y en el 21% en el IVA. Los ciudadanos y las empresas de países como Alemania, Francia o el Reino Unido, históricamente con tipos más elevados, pagan hoy menos impuestos que los españoles. La media de la eurozona se sitúa, respectivamente, en el 43,1% (IRPF), 26,1% (Sociedades) y 20% (IVA).

 Pese a nuestro muy bajo nivel de ingresos, el impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es del 52% frente a una media del 43% en el resto de la UE. Las cotizaciones sociales de España son 9 puntos superiores a la media de la OCDE.

 Sólo Bélgica, Dinamarca y Suecia, países con un potente Estado de bienestar, tienen hoy impuestos nominales más elevados. Solo Suecia y Bélgica aplican gravámenes superiores en el IRPF, según datos de Eurostat referentes a 2011.

 !!! España es el cuarto país europeo con impuestos más altos de Europa, y el tercer país con el IRPF más alto, y  sin embargo su recaudación es una de las más bajas de Europa!!!!

 Los datos de la Agencia Tributaria nos explican el por qué de esta situación. ..

 De las casi 19 millones de declaraciones presentadas con el IRPF de 2008, solo el 3% (19.106) tenían una base liquidable superior a 60.000 euros. Aún cuando el gobierno gravase más a las clases altas, el impacto recaudatorio sería mínimo. Otro dato: Tres de cada cuatro empresarios y profesionales (esto es, 1,6 millones) declararon ganar alrededor de 1.000 euros.

 Los autónomos y pymes que tributan por IRPF obtuvieron en 2009 un rendimiento neto de 11.036 euros anuales frente a los 19.359 euros que declararon, de media, asalariados y pensionistas. La diferencia entre lo que declara en el IRPF un asalariado y un autónomo alcanza los 8.300 euros. La mayoría de pequeños empresarios en España asegura a la Agencia Tributaria que gana mensualmente menos de 1.000 euros.

 Según el “Informe de Lucha contra el Fraude Fiscal 2011” elaborado por los Técnicos de la Hacienda Pública del Ministerio de Hacienda (GESTHA)  los trabajadores y pensionistas declaran ganar un 75% más que los empresarios. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, los empresarios declaran una media de 10.776 euros menos que sus asalariados y pensionistas.

 España, único país de Europa donde los empresarios declaran ingresar menos que la clase trabajadora.

 Hay que señalar la facilidad para que cualquier millonario pueda constituir una sociedad de inversión de capital variable (SICAV) y abonar por tanto al fisco un exiguo 1%. El 70% de esas sociedades están en manos de particulares privados. En 2009 una resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) dio la razón a los propietarios de las SICAVs frente a los inspectores de Hacienda, que entendían que muchas SICAVs no cumplían los requisitos de las sociedades de inversión colectiva (mínimo de 100 accionistas, cuando la realidad es que suelen ser sociedades patrimoniales y estar en manos de grandes familias) y que deberían tributar al 30%, como el resto de sociedades. Las grandes fortunas vencieron al fisco.

Hay que señalar que la caída de la recaudación de los impuestos están lastrando el cumplimiento del objetivo del déficit. Los ingresos fiscales han caído un 4,6% entre Enero y Mayo del 2012. El IVA cae un 10% en el periodo por un fuerte retroceso del consumo, según Hacienda. A pesar de la subida del IRPF, el impuesto sobre la renta sólo crece un 0,8%.

 La regresividad de la política fiscal de España es una de las principales características que mantenemos con todos los países intervenidos: existe riqueza pero el Estado no la recoge. No hay grandes cantidades de dinero que recaudar (no existe una riqueza económica significativa que se grave de manera óptima).

2) Fraude fiscal

 España es la duodécima potencia mundial de fraude fiscal. El 75% del fraude fiscal lo realizan las grandes empresas. Según el Sindicato de Técnicos de Hacienda el fraude fiscal asciende a unos 90.000 millones de euros anuales.  ¿Por qué el objetivo para 2012 del Plan contra el Fraude es recuperar sólo 8.171 millones? Según el sindicato, se podría recuperar 38.000 millones. Los últimos recortes de Rajoy rondan los 65.000 millones.  A favor del gobierno hay que señalar que reducir el fraude fiscal es tarea muy complicada, dado que Andorra y Gibraltar sirven como paraísos fiscales para grandes fortunas. La cuestión de resolver en gran escala el fraude fiscal exige una acción transnacional, no contemplada de momento.

 Por cierto, para que el fraude fiscal constituya delito en España debe alcanzar la cuantía de 120.000 euros.

El gobierno dispuso un plan de amnistía fiscal: tanto las empresas como los ciudadanos que tengan dinero ‘negro’ (es decir, no declarado) , en España o en el extranjero, lo dicen a Hacienda a cambio de que sólo les cobren entre un 8% y un 10% (según el caso) de esos impuestos; a partir de ahí, todo ese dinero será legal y no habrá sanciones, ni intereses de demora, ni recargos. Sin embargo, ese plan no ha funcionado porque, según datos de la Agencia Tributaria, el Gobierno ha recaudado 50,4 millones hasta Julio gracias la amnistía fiscal, lo que supone solo el 2% de lo que espera(ba) recaudar en el conjunto del año.

3) Deuda privada

 La deuda empresarial ronda el 350% de nuestro PIB. La deuda del Estado está en el 68,50% del PIB. Esto es, la deuda privada quintuplica la deuda pública con respecto al PIB.

 La deuda total de España estaría así distribuida en octubre de 2011: Deuda Pública, el 16,5% (cerca de 700.000 millones). Deuda de las familias, el 21%, se aproxima al billón de euros y concentra la deuda hipotecaria de las familias. Deuda de las empresas, el 30,5% (1,3 billones). Deuda de los bancos, el 32% (1,35 billones).

 Según datos de septiembre de 2011 del Banco de España, 1,77 billones de deuda estaban financiados desde el exterior, en particular por la gran banca extranjera. Los bancos españoles deben 775.000 millones, las empresas no financieras 624.000 millones y el Estado 294.000 millones.

 Resumiendo, de la gran masa de deuda total, el 83,5%, es deuda privada y casi dos tercios corresponden a los bancos y las empresas.

La capacidad de un gobierno para devolver su deuda depende tanto del total de la misma como de la salud del sector privado para que pague impuestos.

Así, con este panorama de alto endeudamiento, las empresas tienen menor margen para invertir lastrando el crecimiento de la economía y por tanto mermando los ingresos que puede percibir el Estado, lo que hace más difícil salir de la espiral actual.

4) Alta tasa de paro, lo que frena el consumo (y los ingresos).

A fecha de Septiembre de 2012  la tasa de paro está en el 24,63 % y la tasa de paro juvenil en el 53,3%. Desde agosto de 2011 hasta Agosto del 2012, el desempleo se ha incrementado en 494.707 personas, un 11,98%, y la tasa de paro juvenil ha subido 7,16 puntos. Desde Enero de 2008 hasta mayo de 2012, el desempleo juvenil ha pasado del 19,7% al 53,3 %, es decir, ha aumentado más de un 100%.

España tiene la tasa de desempleo más alta de Europa.  Según un informe de la OIT presentado el 10 de Septiembre del 2012 y que compara 178 países, España es líder mundial de tasa de paro. Grecia (22,50%), Italia (9,8%) o Portugal (15,20%) tienen unas tasas de desempleo más bajas que España. La media de la UE está en el 11%.

El gobierno de España estima que en 2015 la tasa de desempleo sea del 22,3%, cifra superior a la de 2011 (21,5%). La OTI calcula que a finales de 2015 la tasa de desempleo será del 23,4%. Según la proyección de Ernst & Young Eurozone Forecast, en 2013 habrá tasa de paro del 26,4% y en 2016 será del 24,6%. El pronóstico más favorable para España viene del FMI (tasa de desempleo en 2013 en torno al 25,1%).

Efectos de la última reforma laboral: Los ERES crecieron entre enero y mayo un 66% en comparación con un año antes, en tanto que los no pactados se dispararon un 567 %, según el Boletín de Estadísticas Laborales (BEL) del Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicado el 25 de Julio de 2012. Y los ERES crecieron entre Abril, Mayo y Junio un 85% en comparación con un año antes.

Lo cierto es que además España está dejando de lado las políticas reales de estímulo para el empleo, así como la formación permanente. En muchas comunidades autónomas, como Madrid o Castilla La Mancha, por ejemplo, ha desaparecido el Instituto Regional de Empleo, y se han privatizado los servicios públicos de empleo mediante agencias de colocación privadas, lo que ha provocado una merma de los cursos para desempleados y una pérdida de control de las administraciones públicas en las políticas activas de empleo. En Castilla La Mancha han desaparecido todas las escuelas para adultos, y en la mayoría de las comunidades autónomas están acometiendo su reducción de manera drástica.

 El presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, ha calculado que España no recuperará el nivel de empleo de 2007 hasta 2025, “en el mejor de los casos”, y siempre que se vayan a crear 300.000 puestos de trabajo netos anuales desde 2014.

5) El Déficit no se controla y la deuda de las administraciones públicas crece, lo que hace sospechar de la estabilidad económica futura de España.

 Superávit en 2007 del 1,9% sobre el PIB. En 2009 déficit del 11,10%.

En 2011, déficit del 8,9% sobre el PIB. El anterior gobierno (del PSOE) estableció el déficit de 2011 en un 6%. Lo que ocurrió fue que a finales del 2011 se reveló que las comunidades autónomas habían tenido un déficit del 2,94% frente al 1,3% previsto, y que el déficit de la administración central alcanzó el 5,1% frente al 4,85% previsto. Es decir, el Gobierno de España superó en casi un 0,3% el déficit previsto, y las comunidades autónomas tuvieron una desviación de 1,64%. Por su parte, la Seguridad Social registró un déficit del 0,2% frente al superávit previsto del 0,4% del PIB. Por todo esto, se estableció un déficit del 8,5%. Ya en 2012, una vez que el PP obtuvo la presidencia, salieron a la luz los niveles de deuda reales que ocultaron algunas comunidades autónomas- del PP-. La deuda de Madrid era el doble de lo que había anunciado a finales del 2011, con un déficit del 2,2% y no del 1,3% declarado previamente; por su parte, la Comunidad Valenciana presentó inicialmente a Hacienda una desviación del déficit del 3,68% de su PIB, pero era del 4,5%, de ahí una desviación de 869 millones de euros. El déficit pasó finalmente al 8,9%. Este baile de cifras ha aumentado la desconfianza en Europa. ¿Cómo confiar en la estabilidad económica de un país que desconoce u oculta sus niveles reales de déficit?

Ya en 2012, el déficit de la Administración Central en los cinco primeros meses del año es del 3,41%, sólo un 0,09% por debajo de lo pactado para todo el año 2012 con Bruselas, que contempla un 3,5% de déficit para la Administración Central. Es decir, el Gobierno de España acumula en cinco meses el déficit previsto para todo el año 2012.

Según la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) y su  III Informe del Observatorio Fiscal y Financiero sobre las comunidades autónomas, sólo Galicia, La Rioja, Navarra y País Vasco se acercarán al 1,3% del déficit exigido. Aragón, Madrid, Cantabria, Asturias, Baleares y Extremadura, Comunidad Valenciana y Murcia estarán alrededor del 2,3% de déficit. Castilla-La Mancha (déficit del 3,1%) y Cataluña (2,5%) serán las que más se desviarían.  En el mejor de los casos posibles, el déficit de las comunidades autónomas a finales de 2012 alcanzará el 1,9%, pero no se descarta que la cifra sea mayor.

El FMI estima que el déficit de España será de un 7% sobre el PIB en 2012 y de un 5,7% en 2013, previsiones que están por encima de los objetivos de déficit pactados por el Gobierno español con Bruselas, del 6,3% y el 4,5% del PIB en 2012 y 2013, respectivamente.

En lo que se refiere al déficit más allá del 2013, los cálculos del FMI indican que España no bajará del 3% hasta 2016, tres años más tarde del objetivos impuestos por la Unión Europea, siempre y cuando realice más medidas de ajuste. El FMI pronostica un déficit del 3,6%, frente al 2,8% pactado, para 2014.

Hay que señalar que un tercio de los ingresos de España se pierde tan sólo en pagar intereses, por lo que resulta muy difícil la reducción del déficit.

En Junio de 2012, la agencia de calificación Fitch decidió rebajar la calificación de la deuda soberana de España en tres peldaños, de A hastaBBB, manteniendo la perspectiva negativa: España, a dos peldaños del bono-basura. Fitch estima que la deuda alcanzará el 95% del PIB en 2015.

La deuda total de las Administraciones públicas, calculada con los criterios europeos, creció un 14% en los últimos 12 meses y un 3,8% en el segundo trimestre de 2012. La cifra absoluta superó en el segundo trimestre el listón de los 800.000 millones de euros por primera vez en la historia, según los datos ofrecidos por el Banco de España el 14 de Septiembre de 2012.

Con respecto a la deuda pública, en Septiembre de 2012 el endeudamiento en términos relativos ha escalado hasta el 75,9% del PIB, una cota que no se alcanzaba desde el 76,7% del año 1913.

La Administración central es responsable de 8 de los 9,2 puntos del PIB en que se incrementa la deuda pública. En el último trimestre, es responsable de 2,6 de los 3 puntos.

Las comunidades autónomas han incrementado su deuda en un trimestre en cuatro décimas, del 13,8% al 14,2% del PIB, con lo que alcanzan los 150.578 millones, un nuevo máximo histórico. En el II trimestre de 2012, la deuda de Catalunya alcanza el 22% de su PIB, la de Valencia el 20,8% de su PIB, la de Baleares el 17,5%, la de Castilla La Mancha del 18%. La media de deuda sobre el PIB de las Comunidades Autónomas es del 14,2% (Septiembre 2012). En 2013 el Gobierno de España se ha comprometido a que la deuda de las comunidades autónomas no sea superior al 0,7% del PIB. ¿Cómo se conseguirá?

Volvemos a recalcar que la deuda pública es baja en comparación con los demás países europeos, pero una subida como la experimentada es problemática dado el contexto precario de España.  El razonamiento de los especuladores es que si la deuda pública sigue subiendo, España seguirá sin ser adecuadamente solvente.

6) Mala perspectiva de crecimiento del PIB

En 2011, la economía española consiguió salir de la recesión con un crecimiento del 0,7%. El Gobierno de España ha confirmado unos Presupuestos Generales del Estado para 2013 considerando una contracción de la economía del 0,5%, pero ningún organismo avala esta previsión.

El 15 de Julio de 2012 el FMI declaró que el PIB de España retrocedería un 1,5% sobre el PIB en 2012 y un 0,6% en 2013. 11 días después, tras los anuncios de los recortes del Gobierno de España, el FMI estableció un retroceso del 1,7% sobre el PIB en 2012 y de un 1,3% en 2013 (mucho más del doble de lo previsto anteriormente).

Asimismo, las agencias de calificación pronostican que la economía española se contraerá alrededor de un 1,5% al cierre del 2012 y que el país seguirá en recesión en 2013 con una economía que habrá decrecido en torno al 1,4% y el 2% del PIB. Fitch Ratings y Moody´s consideran que la economía decrecerá un 1,5% sobre el PIB en 2013. Standard & Poor’s (S&P) prevé que la economía española se contraiga un 1,8% este año y un 1,4% el próximo.El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) prevé que la economía española se contraiga un 1,8% en 2013, después de cerrar este año con una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 1,9%. El Producto Interior Bruto (PIB) de España caerá un 1,5% este año y un 2% en 2013 como consecuencia de los efectos de las medidas de ajuste fiscal aprobadas por el Gobierno el pasado mes de julio, según un estudio del centro de análisis Ernst & Young Eurozone Forecast (EEF).

En suma, el Gobierno de España se mueve con unos presupuestos cuya estimación del decrecimiento real del PIB nadie cree.

7)  La ideología del BCE, según Vicenç  Navarro.

V. Navarro: “Los elevadísimos intereses del Estado español (que incluye tanto el Estado central como el autonómico y municipal) no tienen nada que ver, repito, nada que ver, con el tamaño de la deuda pública. Ni tampoco mucho que ver con la manoseada “confianza de los mercados”. Tiene que ver primordialmente con decisiones políticas, entre las cuales una de las más importantes es la negativa del Banco Central Europeo (que no es un banco central, sino un ‘lobby’ de la banca, y muy en especial de la banca alemana) a comprar deuda pública española, exigiendo al Estado español que desmantele su Estado del Bienestar como condición de que el Banco Central compre tal deuda pública. Es un chantaje vergonzoso que se utiliza por la derecha española (y europea) para conseguir lo que siempre han deseado. El llamado “problema de la deuda pública” es un problema artificial, es decir, creado por voluntad política (de sensibilidad neoliberal) a fin de desmantelar las conquistas sociales de las clases populares. Así de claro”.

 Conclusión:

Fijarse en la deuda pública como el motor de todos los males es incorrecto. La deuda pública no es responsable del déficit de España, y tampoco lo es del alto nivel de la prima de riesgo.

Pese a los últimos ajustes del Gobierno de España, y la atención de éste en recortar gastos, la deuda pública está subiendo y la prima de riesgo se mantiene a un nivel problemático, y esto sucede porque los problemas económicos del estado español continúan sin resolverse. El gobierno hace recortes para reducir la deuda pública (lo que provoca más paro y menos consumo), pero no ejecuta un plan útil y comprometido para resolver la deuda privada de bancos y empresas (el 62,5% de la deuda total de España), el desempleo, el consumo interno, la  perspectiva de crecimiento del PIB y el fraude fiscal de los que se derivan unos ingresos deficientes. Los recortes en Sanidad, Educación y Servicios Sociales no van a reducir la prima de riesgo porque el problema está en otra parte.

Si aceptáis el discurso de que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, estaréis de acuerdo entonces en que habrá que recortar porque la deuda pública supura sacrificios, y que la gracia está en si se recorta un poquito de allá o un poquito de más acá. Aún incluso cuando la deuda pública estuviese en los niveles estipulados por la Troika, la prima de riesgo no bajaría, puesto que España seguiría siendo un país no solvente para los especuladores. Lo que realmente se pide es que España demuestre una capacidad financiera solvente y que resuelva sus problemas. Y como no se sabe cómo hacerlo, las medidas de austeridad que profesan nuestros dirigentes se ven como el indicador de que el Gobierno de España está en funcionamiento y “algo estamos haciendo”. Mientras ocurre todo ello, se va desmantelando el Estado de Bienestar, para beneficio empresarial.

Guillermo López Arilla. Desempleado (de larga duración).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recortes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s