VIH: problemática de todos,silencio de muchos

-Vigencia actual en España

 Desde el inicio de la epidemia en España se han notificado un total de 82.009 casos de sida. El sida ha matado en España a más de 53.000 personas. Según datos actuales, la cifra de fallecimientos anuales efecto del sida supera los 1.000. 

 Se estima que hay alrededor de 150.000 personas con el VIH en España, y que cada año hay 3.500-4.500 nuevas transmisiones. La edad más frecuente de recepción de diagnóstico en 2011 fue de 35 años. El 46,5 % de los nuevos diagnósticos presentan diagnóstico tardío; un diagnóstico tardío significa que en el momento de la detección, la infección está bastante avanzada, lo que hace más difícil la recuperación y el tratamiento.

 Hay determinados colectivos donde la población del VIH ha aumentado considerablemente en los últimos años. El perfil de hombres con orientación homosexual y bisexual ha pasado a ocupar el 28,8% de los diagnósticos de VIH (2004) al 54% (2011), lo que supone un aumento de 26 puntos porcentuales en siete años, y de seis puntos en 2001. También es preocupante la incidencia del VIH en los jóvenes. Según datos del Centro Sandoval de Madrid, la tasa de VIH que están dando a la población menor de 25 años se ha multiplicado por cinco desde 2006. El Ministerio de Sanidad reconoce que más del 12% de los nuevos diagnósticos del VIH registrados se dan en menores de 25 años.

 Asimismo, la discriminación hacia las personas con el VIH sigue estando muy presente. El estudio Seisida-Fipse “Creencias y actitudes de la población española hacia las personas con VIH” (2010) recoge datos como que el 33,6% de la población española evitaría cualquier contacto con una persona si supiera que ésta tiene el VIH, y que el 52% de la población dejaría de comprar en su tienda habitual si se enterase que un empleado está infectado. O que sólo el 5% de la población tendría una relación sexual o sentimental con alguien con el virus. El 58% se sentiría incómodo si se enterase que su hija/o está acudiendo a un colegio donde también va una persona con el VIH; el 40% trataría de cambiar a su hija/o de colegio. El 20% considera necesario que la ley obligue a separar a las personas con el VIH en determinados espacios (polideportivos, oficina, escuelas, supermercados…).

 La cifra de nuevos diagnósticos de infección por VIH en España se sitúa por encima de la media del conjunto de países de la Unión Europea (la tasa en España es de 7,9 por 100.000 habitantes, cuando la media europea se sitúa en torno al 5,7).

 En cuanto a las comunidades autónomas, la Comunidad de Madrid es la región donde más casos de VIH se detectan, con alrededor de mil nuevas transmisiones registradas por año.

 El 33% de las personas con el VIH desconoce su estatus serológico. Según los expertos, el desconocimiento de que se tiene el VIH conlleva el efecto de más del 70% de las nuevas transmisiones del VIH.

En los últimos años, el VIH se nos ha vendido en países como el nuestro como una enfermedad crónica que se regula tomando unas pastillas y que por tanto está “superada”. Nos olvidamos, entonces, del alarmante curso epidemiológico, de la reducción en cuanto a calidad de vida que supone tener el VIH, de los más de mil muertos anuales en España por el sida, del rechazo social del que son objeto las personas con el VIH, de los efectos secundarios del tratamiento. ¿Por qué ese olvido?

 -Ficciones.

 El virus es un lenguaje. El cuerpo, una representación. Y la medicina una práctica política. La recepción social del VIH es un ejemplo de todo esto.

 El 5 de junio de 1981 se dieron a conocer en Estados Unidos unos casos de muerte por afecciones poco comunes entre jóvenes homosexuales. La enfermedad fue llamada primero Gay-Related Inmunodeficiencia (GRID). En algunos hospitales se la conocía como “Síndrome de la ira de Dios”. La prensa lo llamaba “cáncer gay”. En el otoño de 1982 se la da su nombre oficial: AIDS (sida, en castellano), pero la ecuación homosexualidad=sida ya estaba hecha. Poco servía que hubiesen aparecido también casos de sida en heterosexuales.

 La enfermedad, se nos quiso hacer creer, progresaba según criterios de orden sociológico o, incluso, moral (estilos de vida, categorías denostadas, prácticas contra natura…). La epidemia estaba circunscrita a una categoría localizable: el homosexual, esclavo del pecado, perdido por el vicio, tarado en su código de barras genético, expresa su condición contrayendo un virus que lo tortura hasta la muerte. De todo esto devinieron dos sangrantes consecuencias: el retardo de iniciativas eficaces en política e investigación, y la discriminación del homosexual con VIH.

 Muchas ficciones salen a la luz, distrayendo de lo realmente importante es ese momento, que era la demanda de políticas de prevención. Escuchamos historias de monos africanos, laboratorios de la CIA, castigos divinos, y conspiraciones de todo tipo. Se nos dice que un asistente de vuelo homosexual residente en Montreal y con una hiperactiva vida sexual diseminó el virus fatal. Es el “paciente cero”. Él es el culpable…. Los bisexuales fueron considerados el eslabón perdido que introdujo el virus en el mundo heterosexual. Las prostitutas contribuyeron a dicha extensión y las demás mujeres ocuparon el papel de “las traicionadas” por un marido bisexual corrupto.

 Influidas por hipótesis derivadas del prejuicio o la ignorancia, las administraciones públicas retardaron sus iniciativas. La administración Reagan no habló del sida hasta 1985, y lo hizo para transmitir que la sociedad debía estar tranquila porque el virus sólo afectaba a homosexuales y drogodependientes. Los bancos de sangre, pese a que estaban informados de tener sangre infectada, tardaron 4 cuatro años en empezar a seleccionar su sangre con los test- este retraso provocó la transmisión a miles de personas, sobre todo aquellos con hemofilia-. El sector médico tardó siete años después de las primeras muertes en admitir que los preservativos prevenían el virus- !siete años para admitir la idea de sexo seguro!-. Mientras, habían muerto por sida el doble de víctimas de la Guerra de Vietnam.

 Ya en la década de los noventa, el discurso científico aclaró que lo que transmitía el virus eran prácticas y no “esencias”. Pero los retrasos en prevención e información habían convertido este síndrome en una pandemia que afectaba a todos de forma global. Y se había constituido como tal precisamente por no haber considerado su importancia, habiéndolo catalogado durante una década como la enfermedad de los “Otros”.

 El sida aún hoy parece confirmar una realidad sólo física: la de un cuerpo que ha llevado una vida ajena a la normalizada. Las personas con el VIH siguen siendo contemplados como cuerpos a los que no les queda más que sufrir y enfermar, correlato de su drogadicción, delincuencia, homosexualidad o anormalidad. El sida señala, se nos quiere hacer creer, el triunfo de la ideología del desprecio sobre el cuerpo, aquélla según la cual el placer debe pagarse.

 Tom Hanks - 1993 - Philadelphia 06La tergiversación o invisibilización de la realidad del VIH favorece a todos aquellos interesados en configurar la idea de “normalidad” individual y social. El aspecto enfermizo y comportamiento doliente que muestran las personas con VIH en los medios de comunicación están destinados a crear la compasión hacia el moribundo, y a reforzar la seguridad del colectivo heterosexual y presuntamente monógamo: “mi vida no es como la de esos, y por tanto no corro peligro”. Todo está servido para reforzar la seguridad de aquellos que piensan que el VIH está relacionado con la marginalidad y por tanto que “el sida es el problema de los otros”.

 El VIH/sida no es un castigo por la homosexualidad, el consumo de tóxicos y la promiscuidad. Pensar así es pretender buscarle un sentido a una epidemia que no lo tiene, con su exceso de sangre, dolor y muerte. Pensar así es, también, olvidar que la adquisición del VIH mediante el sexo desprotegido no implica haber llevado una vida “no normalizada” (lo importante no es con cuántas personas has tenido sexo, sino si una vez tuviste sexo sin dejar de reconocer que el VIH está en tu presente). Pensar así es no reconocer que las personas con drogodependencia infectadas no han recibido la respuesta necesaria por parte de la administración pública. Y es, sobre todo, vivir en una realidad que no existe: el VIH alcanza a todo tipo de personas (si bien unas son más vulnerables que otras porque la salud, la integración y la enfermedad no se distribuyen equitativamente entre la población). Recordemos además que no es necesario tener el VIH para estar afectado (algún amigo, amante o miembro de la familia puede infectarse y nos vemos entonces involucrados).

 activistasPor todo lo expuesto, atender al VIH debería ser tarea de todos los ciudadanos y de cualquier gobierno. Pero nuestro actual gobierno ha dejado inoperativo el Plan Multisectorial frente a la infección por el VIH, así como una atención a colectivos vulnerables y al estigma de las personas con el VIH. La derecha en este país prefiere ocultar la problemática del VIH porque ésta visibiliza su complicidad con la Iglesia a la hora de haber dejado que la pandemia se hiciera fuerte, con postulados ineficaces como que las herramientas de prevención deben ser la abstinencia o el matrimonio.

 -Recortes

 1) Este año es el primero desde 2004 que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no colabora con las ONG´s para diseñar y ofrecer las pertinentes campañas anuales y protocolos de actuación.  En el Día Mundial del Sida, la web del Ministerio no recoge siquiera mención alguna.

 2) Desaparecerá en 2013 la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Carlos III de la Comunidad de Madrid. El Hospital Carlos III es el hospital que más pacientes atiende con infección por el VIH y con hepatitis en toda España; son más de 4.000 pacientes a los que se hace seguimiento. Asimismo, su unidad es la más importante de España en materia de investigación en VIH y ha sido pionera en Europa en intervención con personas con el VIH. Pero la Comunidad de Madrid destruirá esos servicios y recursos orientados al VIH/Sida, que son de prestigio internacional. No es ahorro, no es recorte- esos pacientes serán trasladados a otro hospital-: es desmantelar un servicio óptimo e integral para una población vulnerable que a partir del año que viene pierde su derecho de ser atendida adecuadamente.

3) El equipo del Plan Nacional sobre el Sida ha quedado reducido a cuatro técnicos.

4) Las políticas de salud pública, sanidad exterior y calidad- dentro de las cuales se incluye la atención al VIH, entre otras problemáticas como el tabaquismo, la drogodependencia, las epidemias, o la calidad de la alimentación y el agua- se han reducido en 2012 un 45% menos, pasando de 70 millones a 38 millones. De estos 38 millones, 29 millones han sido para gastos en personal y gastos en bienes, y sólo 6.629,37 han ido para la partida “familias e instituciones sin ánimo de lucro”, que son las que ejecutan los programas de intervención con los ciudadanos.

5) 2012 es el primer año desde hace seis donde no hay una campaña de sensibilización del VIH durante el Orgullo gay. Una empresa donó al ministerio 100.000 preservativos y 100.000 lubricantes con objeto de una campaña durante el Orgullo LGTB. Se iban a repartir gracias a voluntarios de las ONG´s.  Ana Mato, Ministra de Sanidad, rechazó la donación esgrimiendo que el material no estaba debidamente empaquetado.

6)   El PP votó en Septiembre de 2012 contra la Ley de Igualdad de Trato, aprobado por el anterior Consejo de Ministros del PSOE, por lo que no salió adelante.  La ley era un avance en cuanto a la reducción del estigma hacia las personas con el VIH.

7) La Comunidad de Madrid es la región donde más casos de VIH y sida se detectan, muy por encima de las demás. Sin embargo, la Comunidad de Madrid prescindió de un Plan de Actuación frente al VIH en 2008 y desde entonces no ha vuelto a tener ninguno. En 2010 el Partido Socialista de Madrid defendió en la Asamblea un Plan de Actuación frente al VIH, pero los miembros del PP votaron en contra de su aplicación. La Comunidad de Madrid sí sigue promocionado un Plan de Actuación frente al VIH desde su web oficial, si bien este Plan lleva años sin existir.

8) Subvenciones en comunidades como Madrid o Valencia, para ONG´s que trabajan en la prevención del VIH y atención a personas con el VIH: 0 euros. Cuando la Comunidad de Madrid destinaba fondos a las ONG´s lo hacía con una cantidad que oscilaba en torno a los 260.000 euros. En 2012 la Comunidad de Madrid ha dedicado 2.550.407 euros para fomento de “Asuntos Taurinos”. ¿Carencia de fondos económicos, o desatención por ideología?

9) Recordemos que el tratamiento es de por vida, y que si no se toma diariamente la persona infectada muere. Cada año, hay alrededor de mil nuevas transmisiones detectadas en la Comunidad de Madrid, que se suman a las ya existentes. A pesar de ello, en muchas comunidades autónomas están recortando en tratamiento antirretroviral. Por ejemplo, el gobierno de la Comunidad de Madrid ha invertido 12 millones menos para tratamiento antirretroviral en 2012. ¿Cómo es posible si cada vez hay más personas con el VIH que deben recibir tratamiento? Reseñemos que el tratamiento mensual de cada persona con el VIH cuesta alrededor de 1.000 euros. Si no se oferta a través de la red pública sanitaria, la persona con el VIH no puede pagarlo y muere.

10) La educación frente a las Enfermedades de Transmisión Sexual y embarazos no deseados es cada vez más difícil en los centros educativos. En la Comunidad de Madrid sólo el 49% de los colegios son públicos. Que las asociaciones lleven talleres y charlas a los colegios concertados y privados- la mayoría de ideología católica- es tarea ardua. “Cómo van a llevar al colegio a personas con sida”.

11) La exclusión de los inmigrantes en situación no regularizada de la sanidad pública conllevará, como ha alertado Seisida, una mayor transmisión y mortalidad por VIH/sida. “No son recortes, son ejecuciones”, se escucha en muchas de las últimas manifestaciones. Según el Grupo de Estudio del Sida (Gesida) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), entre 2.700 y 4.600 personas afectadas por el virus van a dejar de recibir tratamiento, por lo que van a morir. Según el estudio de Gesida,  “los costes directos que supondrá el decreto por hospitalizaciones y visitas a urgencias supondrán de entrada dividir por dos ese ahorro conseguido con la denegación del tratamiento”.

12) El Ministerio de Sanidad ha resuelto con fecha del 22/11/12 la convocatoria de subvenciones 2012 para asociaciones dirigidas al VIH. El recorte ha sido del 70% con respecto a la convocatoria de 2001. La convocatoria es para proyectos transcurridos entre Enero de 2012 y Diciembre de 2012,  y como se ha resuelto a finales de Noviembre las asociaciones han tenido que trabajar durante los últimos once meses con sus propios recursos sin saber siquiera si iban a ser financiados, lo que ha conducido a una reducción de la calidad de los mismos. La resolución de la convocatoria ha dejado fuera a muchas ONG´s representativas desde décadas en la lucha contra el VIH– como Hetaira, Red VIH o Stop Sida-, mientras han acogido asociaciones relacionadas con la ideología del PP. Muchas asociaciones no sólo van a desaparecer, dejando un hueco que la administración pública no va a cubrir, sino que además tendrán que afrontar las pérdidas derivadas de haber adelantado sus fondos económicos para poder presentarse a la convocatoria.

13) Recordemos que la Comunidad de Madrid no ofrece ningún tipo de recurso económico a las asociaciones. Y en sus presupuestos para 2013 no se contempla ningún fondo de prevención y atención a personas con el VIH. Antes las comunidades autónomas recibían fondos económicos del Ministerio de Sanidad para gastarlos en reducir la problemática del VIH/Sida; estaban por tanto en la obligación de hacer acciones contra el VIH/Sida. Pero en 2012 el Gobierno de España eliminó esas transferencias a las comunidades autónomas, y por tanto el deber de atender el VIH.

14) Ha sido el Día Mundial del Sida y por primera vez en la historia de este país el Ministerio de Sanidad no lo ha recordado desde su web. Ni un cartel, ni una campaña, ni siquiera un lazo rojo en su web.

– Tareas: Hablemos. Visibilicemos. Actuemos.

La desatención de la problemática tiene graves consecuencias sociales: afecta a la capacidad de las personas para aprender e informarse y, por lo tanto, disminuye su capacidad de orientación y de responsabilidad ante la epidemia; propicia el miedo injustificado al contacto y relación con personas infectadas; las personas con VIH acaban por interiorizar esa culpabilización a la que son sometidos y acaban en el anonimato o exclusión; refuerza la idea errónea de que el VIH/sida afecta sólo a grupos sociales específicos (se piensa entonces que quien no pertenece a dichos grupos no corre riesgo…hasta que se ve salpicado en ello). Más enfermedad, más exclusión, más miedo.

La derecha quiere que el sujeto con VIH esté callado. Pero el miedo no calla. Miedo ante la diferencia que escupe sus efectos en sujetos que son más que cuerpos sufrientes. ¿Es aceptable que a las personas con el VIH les resulte más difícil obtener respeto, mantener su trabajo o tener trabajo? ¿En qué tipo de sociedad queremos vivir? A la hora de relacionarnos con las personas con el VIH, ¿somos conscientes de cuándo estamos sirviendo a la discriminación, y por tanto, a los intereses de la derecha y la Iglesia?

 Las personas con el VIH no contaminan; lo que sí nos daña es la falta de recursos, de educación y de integración. Es la sociedad la que deja inmunes a ciertas personas. El VIH no refleja esencias, sino desigualdades sociales. Ataca a la población más vulnerable, aquella cuya identidad se ha enlodado bajo capas de baja autoestima y que es víctima potencial del virus. Se puede hablar en ese sentido de “sida social”, una especie de virus que se transmite, ¡pero que también se combate! ¡Sí, el VIH/sida es nuestro problema!

Pepe Espa..

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recortes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s